10 factores negativos para la productividad

Deja un comentario

Capacidades necesarias de un comunicador organizacional

Deja un comentario

 

¿Cuáles son las capacidades más importantes que un comunicador organizacional requiere para su desarrollo profesional, ya sea trabajando para una compañía o de forma independiente en una consultoría? Luis Jesús Durand se plantea esta pregunta y presenta cinco capacidades necesarias que todo comunicador profesional debe desarrollar:

Capacidad de priorizar

He tenido la oportunidad de trabajar con diferentes colegas y no todos tienen la capacidad de ordenar (y reordenar) la lista de prioridades de tareas pendientes. Más todavía cuando todas vienen con el rótulo de “prioritario” o “muy urgente”. De hecho hay cosas “más” prioritarias que otras. El comunicador debe aprender a diferenciar lo urgente de lo importante, y agruparlas de tal manera que nuestros clientes, internos o externos, esté satisfechos con el producto. Ojo, también hay clientes estratégicos y no estratégicos, he allí el olfato para identificarlos.

Capacidad de lidiar con lo negativo

Todos nuestros clientes se consideran importantes, y de hecho lo son. Sin embargo, en muchas ocasiones nos encontraremos con que no todos están satisfechos y/o simplemente desean colocar baches en el camino, en NUESTRO camino. Un poco de inteligencia emocional y sentido estratégico para dejar de lado nuestros naturales impulsos y canalizar esa energía negativa es lo más adecuado. Tarea ardua y difícil que implica conocernos y conocer nuestra audiencia; ¡pero vamos! ¿No se trata de eso nuestro trabajo?

Capacidad de reaccionar rápidamente

Nuestra chamba es muy dinámica. Aparecen cosas diariamente, nuevos pedidos, nuevos requerimientos. Este ambiente está lleno de retos y de soluciones que se requieren para ayer (e incluso para anteayer). El comunicador requiere respuestas rápidas, salidas ingeniosas y una gran competencia para relacionar ideas.

Capacidad para anticiparse a las necesidades

Esto es básico. Esta capacidad tiene mucho de intuitiva, e implica adelantarse a los hechos. Estar adelante de la jugada y pensar varios pasos adelante. Un jefe requiere soluciones y un cliente también. Nosotros estamos para resolverlos. Si tu te adelantas a las necesidades de tus clientes, tu recordación como marca personal será muy elevada, y ellos te necesitarán siempre.

Capacidad de hacerlas cosas bien, siempre.

Esto implica que nuestro trabajo debe ser regular en términos de experiencia del cliente, así como de productos. Nosotros debemos asegurarnos que nuestro trato sea igual para todos, todo el tiempo. Si tenemos un equipo de trabajo, nuestra gente también debe ofrecer la misma capacidad de respuesta a nuestros clientes, ellos lo valorarán sobremanera.

Finalmente, creo que un comunicador debe posicionarse como un consejero primordial en la toma de decisiones estratégicas, y eso significa estudiar y leer mucho, conocer gente e interpretar situaciones más allá de lo evidente.

Editado del blog durandcomunicaciones