Cuando una pyme decide llevar a cabo una campaña de marketing, uno de los aspectos básicos para que sea efectiva es la segmentación:  decidir, entre todos los clientes potenciales, cuáles son los más interesantes para nuestra campaña. Y esto es algo difícil de conseguir cuando una pyme realiza acciones de marketing online en en las redes sociales.

No me refiero a las campañas de anuncios que realicemos, que por lo general sí podrán segmentarse, aunque dependerá de la red social en la que las lancemos. El problema surge cuando realizamos comentarios, enlazamos contenidos, etc. En este tipo de acciones más cotidianas  resulta complicado que podamos centrar en un grupo determinado de nuestros seguidores.

Mientras que una campaña de emailing, donde lanzamos un boletín con nuestras novedades, podemos dirigirla de forma muy concreta a cualquier sector de clientes que nos interesa, en una red social, es mucho más complicado hacer llegar estas novedades al grupo de clientes en los que queremos fijar esta acción.

Claro que depende mucho de la red social donde pretendemos hacerlo. Twitter es la que menos posibilidades nos ofrece, mientras que Google + a través de los círculos nos permite crear distintos grupos, con lo que la segmentación podemos realizarla muy bien. No sólo para las campañas, sino para todo tipo de comentarios.

Un ejemplo típico sería el caso de una perfumería. Si tiene una oferta en perfumes de mujer, lo normal es que segmente a sus seguidores por sexo para poder enviar el mensaje con la oferta solo al grupo femenino. Esta acción, que es muy sencilla a través del emailing, se complica en las redes sociales.

Si bien es cierto que las redes sociales han ganado mucho terreno al emailing, mientras no consigan solucionar bien estos aspectos, los ratios de conversión seguirán siendo más bajas que en el caso de las campañas difundidas por correo electrónico. A las pymes, por su parte, les tocará ser más cuidadosas para tratar de no caer en el spam y molestar a sus seguidores.

Publicado es.mt-soft.com.ar